viernes, 26 de mayo de 2017

La cárcel de Aculco a principios del siglo XIX y sus misterios

Hace unas semanas, al platicarles aquí acerca de la localización de las antiguas Casas de Cabildo o Casas Reales de Aculco, comentaba que este tipo de inmuebles solía cumplir con funciones diversas relacionadas con el ejercicio de la autoridad local, por lo que contaban con espacios adaptados para cada una de ellas. Uno de esos espacios solía ser el de la cárcel, reservada normalmente en los pueblos a encerrar presos por faltas menores o, cuando éstas eran graves, sólo para albergarlos durante un tiempo corto, hasta su traslado a la cabecera de la jurisdicción donde serían procesados.

En el caso de Aculco, sabemos que efectivamente las Casas de Cabildo tuvieron su cárcel. Y no sólo eso, sino que justamente los únicos dos planos que han sobrevivido de aquel edificio municipal corresponden al área ocupada por la prisión, pues en 1808 se proyectó ampliarla y mejorarla ya que se hallaba en muy mal estado y las fugas de reos resultaban frecuentes. Estos planos se encuentran en el Archivo General de la Nación en la Ciudad de México.

El primero de ellos está acompañado de una nota que explica (corrigiendo su ortografía):

En este pueblo de san Jerónimo Aculco y en veintiocho días del mes de diciembre de mil ochocientos ocho, don Antonio de Garfias y don José Manuel García, ambos vecinos de dicho pueblo, por orden del señor teniente don Ignacio Lozano, quien nos mostró una superior orden del Excelentísimo Señor Virrey para que justipreciáramos el costo que podían erogar dos piezas en las Casas Reales y un patio para soleadero de presos, lo cual ejecutamos en la manera siguiente:

En seguida se incluye el plano, que muestra una superficie en forma de cuadrado con un pequeño apéndice en la parte inferior izquierda. Aparecen inscritos en esta superficie leyendas que señalan la "carcel que está hecha" -es decir, la cárcel vieja- y dos aposentos nuevos: el "cuarto para separar presos", que tendría un valor de 60 pesos, y el "cuarto del alcaide" (o jefe de la prisión), que es el que forma el apéndice descrito antes, con idéntico valor. Al patio al que miran estos aposentos se le asigna un valor de 204 pesos (que suena excesivamente elevado) y a la construcción de un zaguán nuevo, 30 pesos. El documento prosigue con otra leyenda:

En este estado hemos hecho este aprecio que todo monta trescientos cincuenta y cuatro pesos y para que conste declaramos por menor que el cuarto de separación costará sesenta pesos y el del alcaide sesenta pesos, las paredes del patio doscientos cuatro pesos, la puerta del zaguán con todas sus cerraduras y canterías treinta pesos y monta la cantidad dicha, y lo firmaron en dicho día, mes y año. Antonio de Garfias. José Manuel García.

De tal manera, eliminando lo que se pretendía construir, la cárcel de Aculco en 1808 casi seguramente no era otra cosa sino un cuarto dentro terreno bardado. Algo muy natural en un pueblo tan pequeño como era el nuestro a principios del siglo XIX. Al parecer, esta cárcel se hallaba al fondo del edificio de las Casas Reales, es decir en la zona que corresponde actualmente al segundo patio del Hotel Jardín.

Sin embargo, existe un segundo plano mucho más complejo, aparentemente elaborado por los mismos funcionarios aculquenses y unos meses anterior al de diciembre de 1808. Este plano, elaborado "para ver qué se podía mejorar y qué materiales serían los mejores para evitar algún riesgo", revela un proyecto mucho más ambicioso formado por catorce secciones. Todas ellas se distribuyen alrededor de dos patios (separados éstos por una simple barda). En el primer patio encontramos la "puerta principal", la "cárcel para hombres", la "vivienda del alcaide" (dividida en dos piezas) y, contiguos, el "patio de mujeres", la "cárcel de mujeres" y la "sala para enfermas". En el segundo patio están, al fondo, la "cárcel vieja" y "casa vieja en donde vive el alcaide", y a un costado la "sala para enfermos", el "cuarto de la bartolina" y la "sala para separación de presos".

Ahora bien, hay tres cosas desconcertantes en este segundo plano. La primera es el tamaño del edificio, ya que las Casas Reales parecen no haber sido muy grandes y una construcción así habría ocupado prácticamente todo su terreno únicamente para cumplir con su función carcelaria. La segunda es su orientación, pues el edificio abre su puerta principal hacia el poniente, cuando sabemos que las Casas Reales tenían su entrada hacia el sur, del lado de la Plaza Mayor. Esto podría explicarlo, quizá, un error posterior a su trazo, ya que los puntos cardinales están escritos con letra y tinta diferente. La tercera es que la cárcel preexistente, la llamada "carcel que está hecha" en el primer plano y "cárcel vieja" en el segundo no coinciden plenamente, ya que en este último caso está acompañada de la "casa vieja en donde vive el alcaide", además de quela orientación de la "entrada principal" o "zaguán" según se refieren a ella estos planos resulta incompatible. Hay aquí, pues, un misterio que no alcanzo a develar todavía. he llegado a pensar incluso que este plano no corresponde a Aculco, mientras que del primero no hay duda alguna.

Y bien, ¿queda algo de aquella vieja cárcel de principios del siglo XIX, histórica además porque cuenta la leyenda que Miguel Hidalgo liberó de ella a los presos en noviembre de 1810 y luego tras su derrota en la Batalla de Aculco albergó a varios insurgentes capturados en dicha acción? Pues muy probablemente sólo los muros que la limitaban, entre los que destaca el situado al norte, que da hacia la calle de la Corregidora. Este poderoso muro, construido en tezontle, con un gran contrafuerte y una portada del siglo XVIII que no estuvo originalmente ahí, pero forma con él un hermoso conjunto, sin duda nos permite evocar aquella antigua cárcel de Aculco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario